80 visitatori online
Banner
Home RUMOR DEL CAPLINA - A PROPÓSITO DE CARTAS Y ESTAMPILLAS
Menu Principale
Home
Cosa è Peruan-Ità
Disclaimer
I 100 anni di MacchuPicchu
Interviste e reportage
La radio dal passato ...
Notizie
Boletín: "Il Perù a Milano" (Consulado General del Perú en Milán)
Le Foto
Artisti
Personaggi
Articoli archiviati dal 2008
Archivio testi 1999-2008
FACEBOOK GROUPS
Mappa del sito
Area riservata
Corrispondenti
Redazione Italia
Dal Perù
Redazione World
Fredy Gambetta
Banner
Pagina FB
 
 
I più letti
LA PRESENZA DEGLI ITALIANI A TACNA di FREDY GAMBETTA PDF Stampa E-mail
Valutazione attuale: / 4
ScarsoOttimo 
Sabato 30 Maggio 2009 19:44
Indice
LA PRESENZA DEGLI ITALIANI A TACNA di FREDY GAMBETTA
LA PRESENCIA DE LOS ITALIANOS EN TACNA
Tutte le pagine

LA PRESENCIA DE LOS ITALIANOS EN TACNA

El martes 2 del presente mes de junio, la república italiana ha cumplido 58 años. Hoy domingo los pocos italianos que aún viven en Tacna y los descendientes, que no son pocos, visitarán a sus muertos, en el cementerio, asistirán a un oficio religioso, el Colegio Santa Ana, otrora el Colegio Italiano Santa Ana (CISA) y finalizarán los fastos con un encuentro fraternal en el club campestre que tienen en Pocollay. Todo ello organizado por la Casa Degli Italiani, que preside don Carlo De Ferrari Noziglia.

En nuestra ciudad los italianos han dejado una indeleble impronta desde pocos años después de la conquista. Un ilustre hijo de italiano, Julio Rospigliosi, acompañó al Prócer Zela a dar el Primer Grito de Libertad, a orillas del Caplina, el 20 de Junio de 1811.

En los años de la ocupación chilena los italianos en Tacna fundaron una Compañía de Bomberos mientras que, en su consultorio, ubicado en la entonces avenida Baquedano, hoy Bolognesi, el médico Vicente Dagnino se convirtió en el espíritu protector de los dolientes. Tacna agradecida le dio su nombre a una calle. Y se mantiene hasta hoy.

En mi infancia la presencia de las "madamas" italianas nos provocaba ternura. En la esquina de mi barrio se encontraba el "despacho" de la madama Giovo. Era alta, blanca, gorda, canosa, buena, siempre con una dulce sonrisa en los labios.

En la esquina de arriba, de mi cuadra, entre Bolognesi y Moquegua, estaba el despacho de don Francisco "Queco" Basili Imperatori, mi padrino de bautizo. Bonachón, canoso, con los pantalones en la punta de la rabadilla y un eterno cigarrillo, de tabaco negro, en los labios.

En la calle Gil de Herrera, en el Pago Umo, estaba ubicada la bodega La Cicagnina, cuyo propietario era don Esteban Bacigalupo. Allí, entre las grandes pipas y las parras de la chacra, correteaba, en mi dulce infancia, con la licencia que me daban Güido, el hijo mayor, y mi madrina "la madama" Anna Costa de Bacigalupo. Allí también - no lo puedo olvidar - conocí a una linda bambina, "niña morena y ágil", que fue mi primera ilusión de amor. Para variar, tenía apellido italiano. No era tacneña. A ella, el año pasado, tuve la dicha de ver después de tanto, tantísimo tiempo. La vi de rojo, viuda, con la serena belleza que a algunas elegidas le dan los años por aquello de que la belleza cuando es madura es más bella. Esa tarde Marte brillaba muy cerca de la tierra. No es una figura literaria.

Por muchos años, hasta que la informalidad y la exagerada migración lo copó todo, las dos más grandes casas comerciales de Tacna eran propiedad de italianos: Canepa y De Ferrari. En años anteriores los súbditos de Italia habían tenido inversiones en un banco local, en la empresa de la luz eléctrica y hasta en una fábrica de cigarrillos.

Vale anotar que los descendientes de los inmigrantes italianos han alcanzado un destacado espacio en varios campos. Luis Banchero Rossi, fundador de CORREO, el Gran Capitán que colocó al Perú en el primer lugar en la pesca mundial; Francisco Lombardi, uno de los más grandes cineastas nacionales; Güido Lombardi, comunicador social de nota; Francisco Basili, funcionario de la UNICEF; Giovanna Polarrolo y su hermana María Teresa, finas poetas; Luis Cavagnaro, sin duda el más grande historiador de la ciudad; José Giglio, hombre de teatro y comunicador; Luciano Lombardi, destaca en Estados Unidos, en comunicaciones; Carlos Trabucco, es profesor en universidades italianas; Patricio Conti, recordado amigo, excelente locutor y ejecutivo de relaciones públicas; Martín Parodi, poeta.

Gracias a los entonces jóvenes italianos. A Santino Gambetta Arduino, natural de Albisola Superiore, tronco de todos los Gambetta que en el valle de Tacna han sido, que llegó a Tacna a trabajar en el campo, en La Yarada, como pionero; en las pequeñas minas, en Palca, o en su despacho ubicado en el barrio El Caracol, que hoy muy pocos recuerdan, y fuera co-fundador de la Casa Degli Italiani, como lo atestigua la inscripción que aparece en la lápida de su tumba.

En resumen, en esta hora de los homenajes y de las evocaciones, una oración para el eterno descanso de ellos que vinieron "a hacer la América y volver". No todos hicieron la América y muchos se quedaron, para siempre en estos pagos. Se casaron con peruanas, formaron familia, no fueron excluyentes ni segregacionistas. Dejaron su sangre, sus apellidos y esa tan típica mezcla de vehemencia y de romanticismo, de práctica y de idealismo, que caracteriza al eterno ser italiano.

FREDY GAMBETTA

 

Banner
News in breve
Link utili
Banner